ADAM - HORARIOS: Jueves a las 20’00 h - IDIOMA: ÁRABE
  • Pincha en la imagen para ver el trailer

    Título original: Adam

    Duración: 98 min.

    Directora: Maryam Touzani

    Reparto: Lubna Azabal, Nisrin Erradi, Douae Belkhaouda, Aziz Hattab, Hasnaa Tamtaoui

    Género: Drama

    País: España

    Clasificación: Apto para todos los públicos.

    Idioma original: Árabe

    Subtítulos: Español

    Premios: 2019: Festival de Cannes: Un Certain Regard (Sección oficial) ; 2019: Festival de Valladolid - Seminci: Sección Oficial

    Sinopsis: En la Medina de Casablanca, Abla, viuda y madre de una niña de ocho años, regenta una modesta tienda de repostería tradicional marroquí. Su rutina diaria se ve interrumpida un día por la llegada de Samia, una joven embarazada que llama a su puerta buscando trabajo y un techo donde dormir. La niña acepta a la recién llegada desde el primer momento, pero su madre no quiere acoger a una extraña en su casa. Abla ni se imagina lo que este encuentro fortuito del destino puede cambiar sus vidas.

    Notas de prensa: "Touzani sabe contar la historia con una fluidez y una capacidad de síntesis impropias de una debutante" ( Caiman ) ; "Una historia mucho más profunda de lo que aparenta y que representa un debut más que exitoso para Maryan Touzani." ( Screendaily ) ; "Conmovedora y envolvente (...) No tiene un tema demasiado original, pero las excelentes actuaciones de Lubna Azabal y Nisrin Erradi hacen que sea desgarradora." ( The Hollywood Reporter ) ; "Una pequeña joya hermosamente elaborada y guiada por los personajes que sabe cuándo y cómo pulsar las teclas adecuadas (...) No es ni muy dulce ni muy pesada" ( Variety ) ; "[Un] exquisito primer largometraje (...) Lo más destacable del filme es cómo Touzani evita que los temas sociales aquí tratados se conviertan en una losa, manteniendo siempre un estilo afectivo y ligero." ( Cineuropa )

    Notas de la directora : ( MARYAM TOUZANI ) "Fue hace 17 años, en Tánger, en mi familia. Mi padre y mi madre habían acogido en casa a una joven embarazada de ocho meses que huía de su pueblo porque no estaba casada, lo que desgra- ciadamente en ese momento e incluso todavía hoy, es un crimen a los ojos de la ley marroquí. Ya éramos una familia de cinco hijos, todos criados en el respeto a los demás. Mis padres dieron la bienvenida a esta joven y le proporcionaron un techo, sin hacer preguntas y sobre todo sin abrumar- la a pesar de lo que su estado representaba a los ojos de la sociedad. Para el parto fue un poco más difícil. Mi padre, que era abogado, se las arregló para que todo saliera bien, tanto en el hospital como en el futuro. Mis padres intentaron ayudarla a encontrar diferentes opciones para que pudiera cuidar a su hijo. Incluso a través de las monjas de Tánger que conocíamos muy bien porque mi abue- la era católica. Pero ella quería entregar a su hijo para volver a casa de sus padres y pasar página. Nosotros teníamos que respetar su elección y procurar que todo saliera bien. Mis padres fueron bastante valientes y, al mismo tiempo, muy humanos. Por eso y por muchas otras cosas, los admiro. Pero lo que me impresionó de por vida fue la desesperación y la dignidad de esta joven madre. "